Confinamiento 5: Faro del atardecer.

Actualizado: 7 jul

Desde que me mudé a este espacio, he ido adquiriendo un apego a los cerros que tengo a la vista, particularmente una sección del conocido muro de la vergüenza que fotografío con frecuencia desde la ventana. Como muchas zonas, no cuenta con servicios eléctricos ni agua y por su altitud, pasa desapercibida por la neblina.




La forma del asentamiento que podría sugerir un ojo, me llevó a pensar en una intervención "imposible": cubrir el muro con espejos para que durante la puesta de sol, refleje los rayos de luz hacia la ciudad a modo de faro. El ángulo de reflejo variaría dependiendo de las horas y meses del año.


El muro.



Esta acción la veo diariamente pero de manera más dispersa sobre el reflejo de las ventanas de algunas casas.

Por la celeridad de la puesta del sol, en cuestión de minutos el reflejo naranja va apareciendo o desapareciendo.

A pesar de la distancia, el destello de los reflejos es muy llamativo y es ese tipo de experiencia que no se puede replicar en foto ni en video.


Timelapse durante la puesta de sol.




P.D: Me quedo pensando en lo peligroso del reflejo que en ciertas horas del día podría cegar a transeúntes o vehículos de zonas cercanas. Hay edificios que con sus ventanas producen el mismo efecto.